Uso del Micrófono – Conferenciantes

Cuando un conferenciante expone una disertación en un lugar de reunión grande, es necesario amplificar su voz con aparatos electrónicos (micrófonos). El motivo, es obvio. El discursante no fuerza su voz y a la vez el auditorio puede escuchar toda la información con relativa comodidad.

Eso no significa que el conferenciante no deba prepararse para hablar por micrófono

Distancia entre la boca y el micrófono.

Aunque es cierto que existen varias clases de micrófonos, lo normal es que exista una distancia entre 10 y 15 centímetros entre la boca del conferenciante y el micrófono.

Consejos para el buen uso del micrófono

Una vez controlada la distancia, tenemos que asegurarnos que nuestra voz se dirige hacia el micrófono. Esto supone mantenernos siempre dentro de la zona de recepción del micrófono.

Usa bien el Micrófono

Esto es necesario, porque la persona que está como operador del equipo de sonido podrá hacer todos los ajustes necesarios con el fin de obtener una buena recepción y poder conseguir que el auditorio escuche de una forma clara y sin sonidos molestos toda la disertación, discurso o conferencia.

Si nos gusta mirar hacia la derecha o hacia la izquierda, para no perder de vista a nuestro auditorio y “sentir” como está llegando la información que estamos exponiendo, no olvidemos que debemos hablar justo; cuando nuestro rostro esté delante del micrófono.

A veces, la salud, puede causarnos algunas sorpresas, un carraspeo inesperado, un estornudo o una tos convulsiva, delante del micrófono puede asustar al auditorio, por lo que sería bueno poder girar nuestra cabeza hacia el lado opuesto del micrófono.

Cuando hablamos, hay que calcular el volumen que damos a nuestra voz, ya que un volumen excesivo normalmente produce una deformación de la voz consiguiendo un tono irritante y desagradable para los oyentes. Esto significa que debemos alzar la voz un poco más alto que cuando estamos conversando, pero sin llegar a gritar.

El modular nuestra voz con cambios suaves, incluso susurros, puede resultar atrayente a nuestra exposición y darle fuerza a lo que estamos exponiendo.

Hay palabras que merecen nuestra atención:

a) Las que tienen “p”

b) Las que tienen “s”

Las palabras que tienen “p” suelen acentuarse de forma desagradable. Les suele ocurrir a todas aquellas personas que hablando directamente al micrófono lo tienen demasiado cerca.

Las palabras que tienen “s” al ser amplificadas por el sonido pueden salir como un siseo
, por lo cual es necesario restarles potencia.

Con esto, sólo queda mencionar que el éxito de una Conferencia, Disertación, Discurso, etc. no sólo está en su contenido, sino que la persona que la presenta, sepa utilizar de forma correcta… el micrófono.

_________________________________________________________

Más información sobre aspectos de la Oratoria:

Accede desde aquí

_________________________________________________________

Puedes Imprimir

este artículo

si crees que te puede ser útil.

_________________________________________________________________

_________________________________________________________________

Seguir a Asesorutil en Twitter